Leer para Vivir: una conferencia magistral sobre el significado de la lectura compartida

Julio 2017
  • ¿Qué es un club de lectura, exactamente? ¿Por qué proponer o participar en uno? ¿Para qué sirve? ¿Cómo se hace? Estas preguntas y varias más se exploraron el pasado jueves 22 de junio en la conferencia magistral Leer para vivir: el impacto de los clubes de lectura como experiencia de fomento lector en adultos, dictada por la profesora Sam Duncan, del Institute of Education, University College London. La profesora Duncan, cuyo trabajo académico ha indagado en los clubes de lectura, las prácticas de lectura en voz alta, el uso de la literatura para la alfabetización adulta y la enseñanza de segundo idioma, entre otros temas, es co-investigadora de Qué leo y qué quiero leer, un estudio sobre hábitos y preferencias de lectura entre usuarios de bibliotecas de 18 a 29 años en la Región Metropolitana, liderado por Kristina Cordero y Pablo Chiuminatto, de la Facultad de Letras de la UC. La investigación está siendo financiado por el Consejo Nacional del Libro y la Lectura, la Facultad de Letras UC, y el Diplomado en Edición y Publicaciones UC, y cuenta con el apoyo y la participación de la DIBAM, Fundación la Fuente, y la Corporación del Libro y la Lectura.

    Hacia el final de una intensa semana de trabajo con el equipo de investigación, la profesora Duncan dedicó una noche a compartir sus conocimientos, experiencias y reflexiones en torno a los clubes de lectura en el Aula Magna del Centro de Extensión de la UC. Más allá del efecto positivo que pueden tener los clubes de lectura para estimular el hábito lector entre adultos, la profesora Duncan habló de la larga tradición de la lectura en grupo, en diferentes épocas y contextos culturales, y del deseo casi instintivo del ser humano de leer narrativas y conversar de ellas. Desde esa óptica, los clubes de lectura son mucho más que herramientas para tal o cual aspecto de alfabetización: son instancias importantes —y a veces transformadoras— de exploración de identidades y reflexión personal. La profesora Duncan nos recordó que si la lectura solitaria ya forma parte de un acto comunicativo entre escritor y lector, el club de lectura es una extensión natural de ese acto, un ejercicio social que muchos buscamos al terminar un libro: la mayoría de nosotros disfruta hablando de lo que ha leído. En ese sentido el club de lectura se convierte en un espacio significativo para hablar de libros pero también de nosotros mismos y cómo nos relacionamos a los personajes y las situaciones que encontramos en ellos.

    En el transcurso de su conferencia la profesora Duncan también definió términos (¿Qué ‘califica’ como un club de lectura? ¿Qué significa ‘lectura por placer’? etc) y ofreció una lista de consideraciones prácticas para emprender un club de lectura, pero tal vez más significativamente, nos recordó que el deseo de leer cuentos y comentarlos es tan viejo y universal que la tradición narrativa misma.

    Texto de Kristina Cordero, académica Universidad Católica, escritora, traductora, y socia colaboradora de la Corporación del Libro y la Lectura.

     

 

Share