“La FIL Buenos Aires es una cita obligada para los editores de Latinoamérica”

Mayo 2017

Santiago, 7 mayo de 2017.- Hernán Rosso es uno de los socios fundadores de la Corporación del Libro y la Lectura, dirige la editorial Penguin Random House Chile, es argentino de nacimiento pero vive en Chile hace más de 4 años y por estos días es nuestro enviado especial a la Feria del Libro de Buenos Aires. Asistió a las jornadas profesionales y nos contó cómo ha sido la experiencia de este año en una de las ferias más tradicionales del libro de Latinoamérica.

1.- ¿Cuál crees que es la clave del éxito de la convocatoria de público (suele superar el millón de personas) de la FIL después de 43 años de existencia?

Yo creo que la feria se ha convertido en un evento muy popular, muy tradicional de Argentina, si vas a la feria sabes que tienes stands de todo tipo, no solamente de editoriales y libreros, sino de cada provincia del país, de las embajadas de otros países, es muy diversa la oferta. Argentina tiene una tradición muy importante editorial que comenzó con todos los intelectuales y editores que se vinieron desde España tras la Guerra Civil y que se instalaron en Argentina y México. Ese contexto ha ayudado para que la Feria haya ido creciendo progresivamente, esto sumado a las actividades de todo tipo, no solo del libro, que puedes encontrar en la feria. Es un gran panorama para la familia, donde encuentras grandes ofertas, presentaciones de libros, recitales y a muchos autores locales e internacionales.

2.- Son muchos los editores chilenos que cruzan la cordillera estos días para participar de las Jornadas Profesionales y mesas de negocios en la FIL, cómo se explica este interés de negocios cuando las ventas de libros cayeron un 20% durante 2016 en Argentina?

 Yo también me hago esa pregunta, no tanto porque hayan caído las ventas en Argentina porque ese es un tema local, de hecho caen las ventas pero no la producción editorial, los lanzamientos de libros y el producir nuevos formatos sigue en alza. Lo que llama la atención es que aquí los libros están entre un 20 y 30% más caros que en Chile, entonces no hay gran oportunidad de negocio. Actualmente es más conveniente para los chilenos y otros latinoamericanos traer saldos desde España, por ejemplo, pero aun así muchos colegas han venido a realizar negocios aquí. También llama mucho la atención que haya aquí tanto interés y convocatoria de autores chilenos y otros latinoamericanos en el mismo momento en que se está “compitiendo” de alguna manera con FIL Bogotá porque se realizan al mismo tiempo. Yo creo que para los profesionales del libro la FIL de Buenos Aires se convirtió en una cita tradicional, algo casi de asistencia “obligada”, la Fundación se ha puesto mucho las pilas con el programa cultural que está muy potente, invitó a dos premios nobel y grandes nombres de la literatura contemporánea y eso es un gran atractivo para el público general y para los profesionales.

3.- Quitándote por un momento la camiseta de PRH, qué stand te gustó más y por qué?

No me puedo sacar la camiseta, me parece por lejos el más lindo de todos el stand de Random House.

4.- Qué libro compraste en la FIL?

Me llevo dos libros de autoras argentinas, Distancia de rescate de Samantha Schwebling y el último de Claudia Piñeiro, pero me habría gustado haber tenido más tiempo para ver más libros.

 

 

 

Share